LA DESGRACIA DE SER LA MAYOR DE TRES HERMANAS: El Castillo ambulante.


«Así pues, cuando unos meses más tarde apareció de repente un castillo alto y negro sobre las colinas de Market Chipping, despidiendo columnas de humo sucio por sus cuatro torres, todos estuvieron convencidos de que la bruja había vuelto a salir del Páramo y estaba dispuesta a aterrorizar al país como lo hizo cincuenta años atrás. La gente estaba muy asustada. Nadie salía solo, especialmente de noche. Y lo más terrorífico era que el castillo no siempre estaba en el mismo sitio. A veces, el castillo se veía como una mancha alta y negra en los terrenos yermos al noroeste, otras sobresalían sobre las rocas al este, y en algunas ocasiones se acercaba a la ladera y se colocaba sobre los brezos, al norte, un poco más allá de la última granja. De vez en cuando se movía, echando bocanadas de humo gris y sucio por sus torres. »

El castillo ambulante




Bienvenidos a la tierra de Ingary donde existen las botas de siete leguas, las capas de invisibilidad, donde ser el mayor de tres hermanos es una desgracia, donde las brujas y los magos tienen aprendices o viven en el páramo, donde existe la figura del Mago Real, donde los espantapájaros tienen libertad de movimiento y no son lo que parecen ser, donde los castillos mágicos deambulan gracias al poder de los demonios de fuego.

Es en Ingary donde se desarrolla la historia. Sophie Hatter, nuestra protagonista, es desafortunadamente la mayor de tres hermanas: será la primera en fracasar, especialmente si las tres salen en busca de fortuna. Tras la muerte de su padre, por decisión de su madrasta, trabaja en la sombrerería familiar que un día heredará, condenada a un destino gris, insulso y aburrido. Mientras sus dos hermanas son enviadas fuera de casa: Lettie (la mediana) trabajará en una pastelería donde tendrá la oportunidad de conocer a un chico con el que casarse y Martha (la menor) estudiará magia con Annabel Fairfax. Cuando para la fiesta de mayo Sophie, decide visitar a su hermana Lettie en la pastelería, su vida cambiará drásticamente sin que ella en ese momento pueda sospecharlo. Al poco tiempo recibe la visita de una mujer despampanante, que resulta ser la temida Bruja del Páramo, y que la hechiza sin que ella conozca el motivo: Sophie queda convertida en una anciana de 90 años, pero no podrá decirle a nadie que está hechizada, sólo podrá explicar lo sucedido si ese alguien descubre por sí mismo la existencia de dicho conjuro. Sophie decide acudir al único lugar donde cree que podrán ayudarle: al castillo del mago Howl que deambula por las colinas. Y es allí, en el castillo donde, a parte del terrible Howl — de quien se dice roba el alma de las jovencitas y se come sus corazones— , conoce a Michael —el aprendiz del mago — y a Calcifer, un demonio del fuego atado por un contrato que le retiene al castillo, que le propone un pacto: él romperá el hechizo que la ha dejado sumido en la vejez y a cambio ella tendrá que romper el contrato que le tiene sometido. 

Publicada por primera vez en 1986, es un claro ejemplo del estilo de su autora, Diana Wynne Jones. Nacida el 16 de agosto de 1934 en Londres, tuvo una caótica y agitada infancia con la II Guerra Mundial como trasfondo. La familia se mudó mucho y finalmente se instaló en el rural Essex. La tacañería de su padre, según palabras de la autora, le acercó a los libros como medio de distracción. Pero los libros que conseguía no eran suficientes para alguien con una imaginación tan vívida como la suya y el afán por encontrar buenos libros le llevó a decidir que ella misma los escribiría. Pero Diana era disléxica, por lo que cuando contó a sus padres que quería ser escritora ellos se rieron: llegaría a escribir más de 40 novelas además de obras de teatro y ganaría premios tan prestigiosos como el Premio Karl Edward Wagner o el Mythopeic Award (que obtendría en varias ocasiones) entre otros. Curiosamente Diana era la mayor de tres hermanas.
El 26 de marzo de 2011 falleció como consecuencia de un cáncer de pulmón. Le sobreviven su marido y sus tres hijos, así como toda su mágica obra. 

El Castillo ambulante es el primer volumen de la trilogía de Howl que completan El castillo en el aire y La casa de los mil pasillos. Dirigida en un primer momento para un público infantil-juvenil, El castillo ambulante cuenta con una legión de seguidores entre los lectores adultos. Aunque en un principio no lo parezca y podamos pensar que adolece de infantil, es una novela ricamente elaborada, con personajes bien definidos, complejos y que evolucionan durante toda la novela, con giros argumentales insospechados y una prosa sutil y refrescante. Los personajes de Howl y de Sophie contrastan especialmente en la forma en que ven su sino: mientras que para Sophie todo está marcado por ser la mayor de tres hermanas, Howl en todo momento se siente dueño de su destino sin importarle los convencionalismos o  lo que puedan pensar de él.
Cada elemento que nos muestra la autora es una pieza del puzzle que conforma la novela, nada queda al azar, todo tiene su propósito.

La magia y la fantasía son el hilo conductor de la novela. Lo impregnan todo. Y aunque haya madrastras y brujas malvadas, no todo es como parece. Las madrastras no son como en los cuentos de hadas, al igual que los demonios —que pueden tener un curioso origen—. Howl, que en un principio se nos presenta como un ser temible y terrorífico, resulta ser el personaje más desordenado que podamos encontrar y con un lado faldero, caprichoso  y pueril. Hasta el castillo que deambula y aterroriza a los ingarianos resulta no ser lo que parece. Y lo que en un principio resulta ser una maldición para Sophie, el verse convertida en una vieja decrépita, resulta ser el antídoto para su banal y aburrida existencia. La novela, si bien tiene elementos propios de los cuentos de hadas, se aleja de la esencia de los mismos.

Una curiosidad que encontramos es el homenaje que hace la autora a obras clásicas: Howl se presenta en Kinsbury como el Mago Pendragón (el apellido del Rey Arturo), el nombre de la casa de la hermana de Howl es Rivendel (la ciudad-refugio de los Elfos en El señor de los anillos) o la Bruja del Páramo —Witch of the Waste— recuerdan fonéticamente a Witch of the West (El maravilloso Mago de Oz), entre otras referencias.


La novela ha sido editada en España de la mano de Editorial Berenice y del Círculo de Lectores. Y ha sido adaptada en forma de película de animación por el Estudio Ghibli. 



2 comentarios:

  1. No me he leído el libro. La película es una de mis favoritas. Me lo tengo que leer.

    ResponderEliminar
  2. Leyendo la reseña entran ganas de leerlo! Yo solo he visto la peli (como la mayoría, supongo...), entre lo buena que es la peli y ahora leerte... La lectura va a caer fijo! Gracias!

    ResponderEliminar

 

Blogger news

31/08/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Diletantismo cultural.
10/08/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. La invasión de los ultracuerpos.
30/07/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Los últimos días del verano.
05/07/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Por favor, mátame.
12/06/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Escoria laboral.
9/05/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. La última batalla.
23/05/2015. Nueva Entrada en Dios os odia a todos. ¡A la mierda!
14/05/2015. Nueva Entrada en Dios os odia a todos. Alma errante.
24/04/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos.Caídos en combate.

About

Sobre libros, escritores y literatura.

Entradas populares